Contabilidad concursal y sectorial

La contabilidad es una de las áreas que más peso tienen dentro de la empresa. Sus funciones son muchas, mediante la práctica contable se pretende describir detalladamente con la rigurosidad más elevada la situación patrimonial de una sociedad.

No solo constituye una obligación legal para con terceros, los propios administradores de la empresa y los dueños de la misma se benefician de la información aportada por la contabilidad.

Permite conocer con exactitud si se están tratando correctamente las finanzas de la compañía. Y además un análisis más directo de la información también aporta datos de valor para la toma de decisiones empresariales en lo que se conoce como contabilidad analítica.

Y es que a diferencia de lo que mucha gente piensa la práctica contable no es una materia única. Esta se puede dividir en función de criterios diversos. Por ejemplo, una contabilidad dedicada a los costes o una contabilidad específica para el tema de los impuestos, contabilidad fiscal.

De hecho, el objeto de este artículo es explicar en qué consisten dos de las subdivisiones de la contabilidad, concursal y sectorial.

¿Qué es la contabilidad concursal?

La contabilidad concursal está enfocada en la contabilización del patrimonio societario específicamente cuando la empresa se encuentra en concurso de acreedores.

Los principales objetivos de la contabilidad concursal son:

  • Conocer pormenorizadamente todas las obligaciones que tiene la empresa para con sus acreedores. Cada crédito, deuda… con el fin de saldar en la medida de lo posible a todas las partes implicadas.
  • Minimizar los costes asociados a la situación de concurso.
  • Maximizar el ingreso generado por la liquidación del activo empresarial. Venta de la maquinaria, venta de las marcas…

En general se podría decir que el propósito de la contabilidad concursal es minimizar el daño producido por la situación de concurso tanto para la propia empresa a extinguir, como para los acreedores de la misma.

Obviamente esta forma de contabilidad es subsidiaria a la contabilidad habitual que se realiza en la empresa. Si no se viene realizando una correcta labor contable previa a la situación de concurso, la contabilización del patrimonio a efectos de una liquidación se antoja compleja e inexacta.

¿Por qué es importante la contabilidad concursal?

En primer lugar, esta rama de la contabilidad es relevante en la empresa porque en caso de concurso puede significar la disolución absoluta de la persona jurídica o bien, la continuidad de la sociedad.

Y, en segundo lugar, debemos entender que la calificación de culpable o no culpable en concurso que pudiera tener la empresa en buena medida se va a determinar por lo aparecido en los registros contables que tenga la empresa.

Es decir, los administradores de la sociedad pueden ser responsables del impago frente a los acreedores en función de los registros en caso de tener una contabilidad irregular (con incorrecciones, poco precisa, no adecuada a la legislación vigente o una contabilidad paralela).

Se estima que entorno al 65% de los concursos de acreedores en los que resultan culpables los administradores, son calificados como culpables precisamente por lo aparecido en los registros contables.

¿Qué es la contabilidad sectorial?

Como sabemos hay unas normas de contabilidad generales a cualquier empresa, pero también, en función del sector al que pertenezca cada empresa, se aplica normativa distinta adaptada a cada sector.

Es decir, cada sector de actividad tiene su propia normativa, y las cuestiones que se regulan en la norma sectorial prevalecen sobre lo dispuesto en el Plan General Contable. Pero aquellos huecos que dejen sin legislar las normas específicas de cada sector de actividad, serán regulados por la normativa general contable.

Prácticamente todos los sectores importantes en la economía cuentan con su propia norma contable. A esto respecto, cabe mencionar que no solo se discierne entre sectores económicos. A la hora de elaborar una norma específica, también se tiene en cuenta la naturaleza jurídica de cada tipo de sociedad, por ejemplo, en función de la titularidad de la empresa.

Las regulaciones específicas más relevantes son las siguientes:

  • Empresas dedicadas al sector de la construcción (constructoras, inmobiliarias.
  • Federaciones deportivas y sociedades anónimas deportivas.
  • Sector de la salud, empresas de atención sanitaria.
  • Empresas del sector energético.
  • Sociedades sin ánimo de lucro.
  • Empresas dedicadas al suministro de agua.
  • Empresas con concesionarias de vías de peaje.
  • Compañías de seguros.
  • Sociedades con titularidad pública.
  • Empresas de transporte aéreo.
  • Sociedades de garantía recíproca.
  • Cooperativas

¿Por qué es importante la contabilidad sectorial?

Cada sector de actividad tiene sus particularidades, tanto desde un punto de vista económico, financiero y social. Es, por tanto, lógico que, a la hora de reflejar fielmente la situación patrimonial de una sociedad, se tenga en cuenta estas particularidades.

Mediante la contabilidad sectorial lo que se logra es precisamente una mayor fidelidad en el registro contable, con todas las ventajas que ello conlleva:

  • Mejor fuente de información para la toma de decisiones.
  • Mayor seguridad para terceros con interés en la empresa (acreedores, clientes…).
  • Mayor confianza para los propietarios de la sociedad.

Y a todo esto habría que añadir a la propia Administración. La contabilidad sectorial también es una obligación legal cuyo cumplimiento es obligatorio para las empresas allegadas. No es un capricho legislar de esta forma, la Administración tiene particular interés en que se realice la labor contable tal como establece la norma específica por el tema de los tributos

Se rectifican y adecuan los registros contables, en consecuencia, el pago de impuestos es el correcto para cada tipo de empresa.

Gescom: especialistas en contabilidad sectorial y concursal

Para despedir queremos hacerte saber que en Gescom ofrecemos servicios de consultoría y asesoría empresarial en todos los aspectos de interés para una empresa.

En temas de contabilidad sectorial estamos especializados en la creación y aplicación de planes contables específicos. Todo ello conforme a las resoluciones del ICAC para una correcta interpretación de la norma, y además atendiendo a las características propias de cada sector.

Y en contabilidad concursal planteamos soluciones adaptándonos a lo dispuesto en los convenios concursales con normativa específica en función de la calificación de los créditos y de la tipología de los acreedores; preferentes, subordinados, con privilegio especial u ordinarios.

Si tienes algún problema en tu empresa con alguno de estos puntos no dudes en contactar con nosotros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies